Seleccionar página

Antonella Moreno (24) y Evelyn Torres (26) son dos chicas que están haciendo sus primeras armas en el arbitraje. A través del curso que dicta la Escuela de Árbitros de la Liga Sanluiseña de Fútbol para beneficiarios del Plan Solidario y becarios 22 AG, le contaron a ANSL cómo llegaron a cumplir sus sueños de capacitación y progreso en un ámbito deportivo que dejó de ser exclusivamente de hombres.

«En la parcela 23 donde trabajo, me enteré por intermedio de mi coordinadora que había inscripciones para ser árbitro, y yo encantada porque me gusta mucho el fútbol. Así que, me anoté y fui el día y hora al lugar que me indicaron”,  recordó Antonella Moreno.

La nota color puede ser que, siendo muy joven y mujer, se haya destacado del resto pero fueron 200 las personas que se animaron a esta propuesta conjunta para los beneficiarios de planes sociales que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Social, la Escuela de Árbitros y el Programa Deportes.

“Nació de una propuesta y un pedido que hizo el gobernador de capacitar a todos los beneficiarios de planes sociales. Nosotros empezamos a armar las capacitaciones y llegó esta idea muy buena de la Liga Sanluiseña de Fútbol que da una rápida salida laboral y una proyección a futuro”, señaló Arnaldo Soria, jefe del Programa Inclusión Social.

Sobre la misma, el ex árbitro Francisco Noguera a cargo del curso, detalló: “Con el presidente de la Liga (Fernando Aguilera) y el Programa Deportes, pensamos en un proyecto para poder insertar en el mercado laboral a gente que tenga ganas de hacer el curso de árbitro y salimos a capacitar en los planes sociales: merenderos 22 AG y a los barrios. Nos dimos cuenta que había muchas personas que querían hacer el curso, entonces, le presentamos un proyecto al Ministerio de Desarrollo Social. Nos aprobaron con la novedad y asombrados de que 200 postulantes  se hayan inscripto. Tuvimos que cerrar el cupo porque no teníamos más lugar y dividirlo en cuatro etapas: martes miércoles jueves y viernes con 80 horas porque eso es lo que pide AFA para los cursos entonces aceleramos los procesos. En un proceso normal estarían en 2 años y en un proceso acelerado como éste están en 6 meses con una cantidad de 120 horas aproximadamente”.

Las palabras de Noguera no eran exageradas: más de un centenar de aspirantes a árbitro estaban en el Parque de las Naciones, incluidas las dos protagonistas de esta historia, en pleno trabajo de aprendizaje.

“Empecé en 22 AG, de ahí me buscó ‘Pancho’ (Noguera), empezamos con ‘Merenderos en Acción’ con los más chicos y después me hizo la propuesta si quería hacer el curso, lo pensé un poco y le dije que sí. Comencé a capacitarme, enseguida vieron que tenía actitud y condiciones.  Ya dirigí partidos como juez de línea y como árbitro”, contó Evelyn Torres.

“Pancho” Noguera, hombre de ojo entrenado para detectar talentos al otro lado de la línea de cal, aseguró: “Nos sorprendió Evelyn: la personalidad que tenía en ese plan y la empezamos a capacitar de otra manera, ya la incorporamos a la Liga. Cuando llegamos al Plan Solidario, vimos a Antonella poseedora de una técnica y capacidad especial. Creíamos que era hija de algún árbitro o si alguna vez lo había sido. Así que nos acercamos y le preguntamos. Tiene un talento especial natural, vocación pura realmente quedamos sorprendidos”.

Antonella Moreno comentó: “En la parcela me dijeron: ‘vas a ser la única mujer’, a mí no me importó porque hay que animarse. Hoy en día el arbitraje no es sólo para hombres sino también para mujeres. Estoy contenta porque pude ingresar, anotarme y sigo capacitándome porque me gusta lo que estoy haciendo. Recién estoy en el nivel inicial, ya fui juez de línea en el predio de Juventud. Quiero  seguir progresando, no bajaré los brazos”. Ella tiene claro que quiere ser árbitro de fútbol y le gusta el estilo del internacional Germán Delfino.

Evelyn Torres habló que pasó por ciertos momentos de inseguridad: “Eso pasa porque es un mundo de hombres, pero hay que animarse. Las protestas y los insultos de la gente, lo manejo tranquila, es normal y hay que acostumbrarse. Quisiera llegar lejos, seguir capacitándome y algún día ser árbitro de AFA”.

“El curso dura 4 meses y el hecho de tener a la primera mujer árbitro dirigiendo en la Liga Sanluiseña, llamó mucho más la atención así que tenemos una mayor demanda de inscriptos para el siguiente curso por eso creemos que a lo largo del año vamos a sacar muy buenos árbitros y que será una ayuda para ellos mismos porque desde que empiezan a dirigir ya tienen un ingreso extra además del plan”, manifestó Arnaldo Soria.

Finalmente, Francisco Noguera les auguró un gran porvenir en el arbitraje: “No sólo que andan bien sino que son diferentes. Dan con el perfil de árbitro que se busca para la liga local para AFA y me atrevo a decir para la FIFA”.