Seleccionar página

Jugaba al fútbol, pero se sumó al vóley en el club Lafinur y a los cinco meses ya estaba convocado por la Selección. Tiene 20 años, mide 2,02 m, y el DT del equipo argentino lo define como “un jugador de otra categoría”. Junto a sus compañeros hace la pretemporada en el Campus Abierto de la ULP, rumbo al Mundial de Bahréin.

La Selección Argentina U21 de Vóley concretó este miércoles su segundo día de concentración y doble turno de entrenamiento en el Campus Abierto de la ULP, donde permanecerá hasta el 25 de abril, en la antesala del Mundial de la categoría, que se jugará en Bahréin, del 18 al 28 de julio.

Entre los 15 jugadores que fueron elegidos por el DT Martín López, está el puntano Sergio Frías.

Con 20 años, una estatura de 2,02 metros y parado en la cancha en la posición de central, para hacerse gigante en el bloqueo, Martín se muestra sereno. “Es una alegría hermosa, una experiencia única, estoy con mi categoría y tengo muchas chances de ir al Mundial, es muy lindo”, sostuvo.

Frías dijo que “el Campus le gustó mucho al manager, cuando llegó dijo que era muy buen estadio y está muy bueno todo. No esperaba que la residencia estuviera tan buena, convivir cuatro personas ahí está muy bueno. Tenemos todo muy cerca, más cómodos que nunca”.

La historia de Sergio y el vóley es muy particular: “Soy categoría 99, jugaba al fútbol en la CAI San Luis, estuve seis años ahí, era marcador central y me ponía de 9, pero metí dos goles en seis años, era malísimo (risas). Empecé con vóley en la escuela, me preguntó Fabio Irustia (presidente actual de la Federación Provincial) si quería ir a jugar y de ahí empecé. A los cinco meses me fui a Buenos Aires, a una convocatoria con la Selección en 2015, me vio el técnico del club Ciudad (donde juega actualmente), me invitó a sumarme y me fui. Sólo tenía que ir a jugar y a estudiar, me daban todo, pero mis viejos no querían, sobre todo mi mama… soy hijo único. Pero fue y sigue siendo una experiencia muy linda, se me abrieron muchas puertas, el año pasado jugué el Sudamericano y fui campeón Metropolitano”.

Su actual entrenador en el seleccionado, el formoseño Martín López, analiza a Sergio: “Lo sufrí, jugó la Liga A2 en Tucumán (durante tres meses) y fuimos rivales, yo dirigía a Policial de Formosa. Es un jugador de otra categoría, sumó mucha experiencia en la A2, lo seguí el año pasado en el Sudamericano y fue determinante e importante. Tiene calidad de jugador y de persona, es muy bueno y aún no tiene techo. Depende de él seguir con un crecimiento importante. Y ojalá podamos contar con su mejor versión en la Selección, que puede ser muy importante”.